Formatear Disco Duro Externo

Formatear Disco Duro Externo

2083
0
SHARE
disco_duro_toshiba_HDTB105EK3AA

Ya que seguramente pretendemos que el disco duro externo que tenemos o que queremos tener nos dure todo el tiempo posible, nos encontraremos tarde o temprano con una cuestión que, o bien como problema o bien como cuidado, nos obligará a pararnos antes de seguir adelante con el uso de nuestro dispositivo. Se trata de formatear el disco duro externo. Para los familiarizados con el aparataje informático, este proceso es algo con lo que contar siempre que hay nuevo hardware de por medio, pero, para los menos conocedores, es una tarea que suena complicada y delicada a partes iguales.

En primer lugar, ¿qué significa formatear? Conocer el resultado real de un proceso siempre nos va a dar una cercanía que permite trabajar mejor con él. Pues bien, formatear es darle formato a un archivo, una unidad (un pendrive, un CD, un disco duro…) o cualquier elemento que pretendemos que el ordenador reconozca. Esto es, nosotros estableceremos lo que el ordenador va a interpretar que le hemos conectado, para poder usarlo como si fuera lo que queremos (un pendrive, un CD, un disco duro…).

Muchas veces, este proceso no es necesario. Conectamos un nuevo disco duro externo al ordenador, y éste lo reconoce como tal y nos permite añadirle archivos, cambiarle el nombre o ver sus propiedades. El problema surge cuando no sucede lo que acabo de mencionar. Conectamos el disco duro externo, y el sistema no lo reconoce, ni siquiera aparece un icono entre los dispositivos; o lo reconoce como lo que no es, una unidad USB como un pendrive, incluso una unidad de CD; o bien, directamente, aparece en nuestra pantalla una notificación del tipo “el dispositivo debe ser formateado antes de poder usarse”. ¿Cómo hemos de intervenir en estos casos?

En primer lugar, es necesario recordar que, cuando formateamos una unidad, borramos los archivos que tenemos almacenados en ella. Así pues, habremos de revisar muy bien lo que contiene esa unidad, y si creemos conveniente realizar una copia de seguridad de la misma o de una parte.

Si no se reconoce el disco que hemos conectado, es posible que debamos realizar una partición, esto es, dividir el disco duro en una unidad más, pues puede que el sistema lo reconozca como parte de su propio disco duro, en lugar de darle un tratamiento aparte. Así, lo definiremos como una nueva unidad, y le asignaremos una letra con la que el ordenador lo interprete.

Cuando el sistema sí reconoce algo ajeno, pero hemos de formatearlo igualmente, el proceso es diferente. En primer lugar, hemos de encontrar el disco duro externo entre nuestras unidades, qué interpretación le ha dado el sistema. En Windows, aparecerá en Equipo o en Mi PC, dependiendo de la versión que usemos; mientras que en Mac accederemos buscando y abriendo Utilidades de Disco (Disc Utilities). Para Windows, accederemos al menú de formateo seleccionando “Formatear” en el icono de nuestro disco, mientras que en Mac elegiremos “Borrar” (“Erase”). Es clave elegir el formato que vamos a dar a la unidad que estamos formateando. Si trabajamos en Windows, se seleccionará en “Sistema de Archivos”, y, si nuestro uso es el habitual de un disco duro externo, optaremos por NTFS. En Mac, aparece como “Formato”, y lo recomendable para el uso habitual es la primera opción que se muestra, FAT, Mac OS Extended o Mac OS Plus, que añaden “(con registro)”.

En cuanto al “Tamaño de Asignación”, en caso de que aparezca esta opción, si lo que queremos es aprovechar mejor el espacio disponible (caso habitual en discos duros externos), lo más conveniente es escoger un tamaño de asignación pequeño. Por último, sobre todo para un primer formateo, es recomendable escoger el modo “Formateo lento”, o desmarcar el “Formateo rápido”, ya que así el sistema comprobará posibles defectos durante el proceso.

Respetando estos pasos conseguiremos formatear nuestro disco duro externo, dejándolo listo para su uso, o habiendo superado algún posible problema que nos diese. Una operación más accesible de lo que en un principio parece, y que nos permite tener aún más personalizada la actividad del disco duro externo.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY